Páginas vistas en total

domingo, 30 de diciembre de 2012

Otra dimensión.

Y mientras tanto,en un mundo paralelo,mientras sonríes por no preocupar a los que te rodean,paras un segundo y piensas..

 ¿Merece al pena seguir?

Y entonces analizas... Cada mañana suena el despertador,el tormentoso ruido desagradable que me despierta cada mañana y el cual sale de aquel aparato a pilas que no cesa con su "tic tac". No tiene compasión de nada ni nadie,sea la hora que sea,ahí sigue,sin perder su ritmo ni compás,marcando los segundos como si su vida dependiera de ello,como si fuese su única utilidad; y así es.
Las horas pasan en la fría noche y los minutos se hacen eternos. Miro al techo en busca de alguna idea,aunque sea pequeña, para poder entretenerme. No la encuentro,pues doy vueltas en la cama intentado buscar alguna confortable postura que me lleve al ansiado sueño que tanto espero alcanzar. Pruebo una postura,luego otra,hacia un lado,hacia el otro,inclusive del revés; y nada. Así pues,vuelvo a la postura inicial.
El tiempo pasa y yo sigo mirando el techo,dejando mi cabeza volar entre mil pensamientos que rondan en ella. Pensamientos de todo tipo,todas clases y colores. Las adversidades más inesperadas,frías,sangrientas,tristes y negras habitan dando tumbos por mi pobre cabeza. Y entonces cierro lo ojos. Decido dejarme llevar por lo que mis pensamientos dicen,escucharles y entonces les dejo hablar. Encuentro ahí el dolor tan frío que siento. Tengo sólo quince años y mi cabeza ya piensa en que el suicidio es la mejor opción. Pese a eso,sigo escuchando voces que me dicen que no tengo el físico que debería,que tengo que tener un cuerpo diez o estaré fuera del círculo social al que todos aspiran. Debo ser perfecta,sin cicatrices,sin manchas,preciosa. Y,¿saben?, No soy así y por ello todo el mundo me critica,suelta comentarios fuera de lugar que se clavan como puñales en mi cabeza y se repiten una y otra vez sin cesar. No puedo vivir así,me llevan a una locura extrema,tal de estar aquí,mirando al techo y escuchando a mi cabeza,escuchando pensamientos y que ni sé a ciencia cierta si son reales o no.
¿Qué debo hacer? No lo sé.
Lo único que sé es que las horas pasan y sigo en la misma postura,con el mismo tormento y con el dichoso ruidito infernal que sale de aquel aparato del demonio.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Una pequeña parte.

¿Alguna vez habéis hecho una lista de cosas que os molestan,odias o simplemente os dan coraje? Pues yo sí.

Todo surgió un día que,cabreada por diversas cosas,me inicié a empezar esa lista que tiempo atrás pensaba realizar.
Muchas veces,cuando algo me molesta,necesito desahogarme. Necesito encontrar la manera de hacerlo sin hacer daño a nadie. La manera de sacar una parte de mi rabia de alguna manera para no guardarla toda en aquel inmenso baúl que llevo dentro. ¿Por qué sacar sólo una pequeña parte y no entera? ¿Qué baúl es ése del que hablo?
Pues bien,necesito sacar sólo una pequeña parte porque estoy acostumbrada a guardarme infinidades de cosas,hasta tal punto de formar parte de mi personalidad. Así pues,hago referencia con un baúl a todas aquellas sensaciones y todos aquellos sentimientos que no exteriorizo en absoluto;pese a que algunos muestro algo de ellos,mas nunca al completo.
El caso fue que ese día me dispuse a hacerla. Cuando me quise dar cuenta ya había apuntado cincuenta cosas. Todo fue demasiado rápido.
Actualmente la lista consta de unas sesenta y tantas cosas,aunque hace ya algún tiempo que no le hecho una ojeada ni añado nada.
También,anterior a la lista de la que les he hablado,cogí una libreta nueva e intenté usarla como una especie de diario;y digo especie porque no lo es en su totalidad,ya que no apunto todo lo que hago cada día ni a todas horas,sino que apunto,o más bien apuntaba,cómo me sentía cuando algo me quemaba por dentro. El origen de esa libreta personal fue que empecé a pensar que no debía confiar en nadie porque de la persona que menos esperas,es la que más fuerte te da el palo.
Pero en fin,comencé a hacerla pero comprendía que no era igual que contárselo a alguien,pues escribía más lento de lo que mi corazón hablaba e intentaba expresar. Así que decidí dejar de lado aquel intento y,una vez más,otra cosa más que dejo por banda.
Hoy día tampoco he cambiado mucho mi forma de ser en ese sentido,refiriéndome a que sigo guardándome cosas que jamás nadie sabrá,por eso siempre digo que nadie me conoce al completo porque ni yo misma lo hago. Otra cosa que anotar es que descubrí que llevaba razón cada vez que decía que las personas que más dicen que te conocen,son las que más errores comenten sobre ti,ya que se aseguran de que eres de una forma cuando en realidad hay muchas otras facetas y actitudes de ti que desconocen por completo.
Como muchas personas dicen,soy un cacho de pan,pero no pilles cabreada.

lunes, 1 de octubre de 2012

¿Tanto han cambiado las cosas?

Y entonces caminas hacia el espejo. Estás enfrente de él,observas tu reflejo pero te cuesta reconocerte.
¿Qué ha pasado? ¿Quién soy y qué has hecho conmigo? No entiendo nada,no reconozco mi vida,no reconozco nada.
Es pues, cuando decides ir al pasado,tirar de esa caña que yacía en el fondo desde hace ya algún tiempo. Tiras y tiras y a medida que subes vas viendo recuerdos que creías olvidados. Antes,pensabas cosas que veías imposibles y que ahora "se han hecho realidad";pero es cuando entran en juego esos recuerdos tan inoportunos que dejan en ti una sensación algo dubitativa que te lleva a pensar. Pensar es algo que a veces debería estar prohibido,todo en exceso es malo y tanto pensar a veces causa daños irreversibles.
Retrocedes tiempo atrás,donde prescindías de cosas que eran tan necesarias como respirar. Cosas que veías imposible tu existencia con la carencia de dichas,cosas que,sin tenerlas día a día,morirías.
Y entonces es cuando extrañas todo aquello. Te paras a pensar por un instante y dices: No,quieta,¿qué estás haciendo? No sigas por ese camino,no sigas por el camino de siempre,es hora de cambiar,no retrocedas una vez más.
Pero,¿y si no puedo hacerlo? ¿Y si un día no aguanto más? ¿Y si me estoy equivocando y debería retroceder? ¿Y si no es lo correcto? Oh,dios,qué debo hacer; te dices.
Y así sucesivas preguntas y repercusiones te atormentan en cada pensamiento. Ya no sabes qué es lo correcto,y qué lo equivocado.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Y siempre pasa igual.

A veces,digas lo que digas,sientas lo que sientas,hagas lo que hagas;lo harás mal.

Sé que no soy perfecta,de hecho,no creo en la perfección. Sé que cometo errores,que no siempre actúo como debería,que no siempre digo lo que siento,que no siempre hago lo que quiero hacer,que me dejo llevar algunas veces por el corazón y otras por la razón o lo que vea que será mejor a la larga.
Sé que he podido hacer daño a mucha gente,que no he sido la mejor persona del mundo ni por asomo,que no he dado todo de mí por nadie,que he tenido mis días malos,que he pagado cosas con personas que no tenían culpa de nada,que he hecho cosas a sabiendas que estaban o acabarían mal.
Sé que confié en personas que no debía y quizás no di votos de confianza en quien se los merecía,que le cedí oportunidades en vano a personas que no se las habían ganado y a aquellas que habían luchado por ellas les cerré la puerta.
Sé que nunca me he sincerado completamente y por ello haya cometido muchos errores,que no he estado segura en muchas ocasiones y al final la he cagado.
Sé que no dije todo lo que debería haber dicho,que no he demostrado todo lo que pude demostrar,que no dejé ver todo lo que sentía.
Sé que guardo muchas cosas,cosas que debería de sacar,conversaciones que hago en mi mente y que deberían hablarse en la realidad.
Sé que muchas veces ha sido mejor no haber nacido,no haber hecho daño a esa gente que se merece más que una vida y nada más que le di dolor.
Sé que montones de cosas las hice mal,que no aprendo y que me caigo y me vuelvo a caer.
Pero sé que ya poco puedo hacer,lo hecho,hecho está y el daño ya está hecho.Sólo puedo disculparme por haber hecho lo que no debía,por hacer todo el daño que hice,pero ningún daño fue a conciencia ni mucho menos.

domingo, 8 de julio de 2012

Algo paranormal.

Una fría tarde de invierno, sentada en la mecedora del salón con vistas a la ventana, se encontraba mi abuela con la mirada perdida...
Me quedé por un instante apoyada sobre el marco de la puerta, observando como la mecedora se balanceaba hacia delante y hacia atrás,así como el ruido de la madera al crujir rompía el silencio que abordaba aquella fría habitación.
Los segundos pasaban y el reloj de la pared los marcaba con un fuerte tic-tac.
Minutos más tarde me atreví a preguntar...
Fui cruzando tímida la habitación hasta llegar hasta ella, donde nada más rozar la vieja madera con la yema de los dedos comenzó a hablar.
Me contó historias de cuando era niña, de los sueños que tenía, de lo que más temía en el mundo, de lo que siempre soñó con alcanzar, con su más preciada posesión...
"Un tal ocho de enero,sobre las ocho de la tarde, el viento era frío y soplaba con fuerza. Las persianas de las casa azotadas por el fuerte viento resonaban en toda la casa,las rocas de la escollera eran bañadas con brutalidad por aquel oleaje que reinaba en el mar.Llovía con fuerza y las calles estaban casi desiertas, pocos ciudadanos eran lo suficientemente valientes como para salir a las calles de la ciudad.
Cuando el temporal hubo pasado,me apeteció salir a la calle y ponerme a explorar,por aquel entonces era mi pasión.
Caminaba sola por la calle cuando de repente, sin saber por qué, me detuve. Estaba frente al cementerio. Aquel frío y lúgubre cementerio de la ciudad. Escasa compañía podías encontrar allí cual no fuera de personas ya fallecidas o personas que acudían a un entierro.¿La banda sonora? Llantos.
El silbido del viento me hizo estremecer,así que me decidí a entrar...
Al cruzar la puerta, un camino rodeado de árboles conducían a una tumba colocada en un altar, tumba cual parecía ser la dominante entre todas las demás. Me acerqué con cuidado y muy despacio, estando atenta a cualquier detalle, a todo ser o cosa que se moviera a mi alrededor. Tenía miedo, mucho miedo,mas había algo que me impulsaba a seguir.
Seguí hasta llegar a aquella tumba. Aparté con las manos aquellos matorrales que se habían criado y las flores secas y descuidadas que reposaban en ella. En la lápida ponía un nombre,aunque no lo pude ver con claridad...Si mis ojos no me fallaban ponía : Kiara Rayan.
Al leer dicho nombre los pelos se me erizaron y huí de aquel cementerio aterrorizada.
Cuando llegué a casa no sabía qué me sucedía, mas aquel nombre no conseguí sacar de mi cabeza durante años.Años durante los cuales las pesadillas eran constantes,me ocurrían cosas extrañas y sólo sentía una cosa,miedo.
Cada noche me sentaba en el borde de la ventana y me pasaba horas y horas viendo aquel cielo oscuro cubierto de estrellas. Lo hacía cada noche hasta quedarme dormida.
Tuve muchos sueños,mas el que más claro recuerdo fue aquel cual un viaje astral me llevó a ver la vida de aquella persona, Kiara Rayan.
Era una mujer simple, una ama de casa como otra cualquiera. Su vida era normal, sólo había una diferencia, no dormía.
Cada noche se iba de casa vagando por la ciudad,recorriendo las calles oscuras hasta altas horas,hasta ver el amanecer.
Nada me marcó más en el sueño que eso,ese dato que muchos ven como insignificante pero que a mí me impacto mucho,más de lo que creía.
Así que un día decidí probarlo; me escapé de casa y me senté en lo alto de la colina, tumbada en el césped mirando a las estrellas que adornaban aquel oscuro cielo que, poco a poco,desteñía su color. Despuntaba el alba,así que era hora de regresar.
Cada día de cada año que mi insomnio no me dejaba dormir ocurría lo mismo, formó parte de mi rutina.
Hasta que un día, sin más explicación, todo volvió a la normalidad."
En ese momento, cuando sus palabras cesaron, tragué saliva. Tenía los labios fríos y secos,así que bebí un poco de agua y me fui a mi habitación.
Tumbada en la cama me puse a analizar cada palabra de aquella estremecedora historia que,si lo veías de un punto de vista objetivo, carecía de sentido.
Por un momento dudé de la credibilidad de sus palabras y la tomé por loca,hasta que esa noche no pude conciliar el sueño.

sábado, 7 de julio de 2012

Un camino que continuar.

Y de repente naces, vienes al mundo sin saber cómo ni por qué,pero estás ahí.
Ser pequeño e inocente expuesto a tantos peligros que de saberlo antes sería de locos.Pero es la hora, es el momento de abrir los ojos, conocer el mundo, nuevas expectativas, conseguir nuevos logros, hacer una vida...
Y entonces es ahí, en ese mismo instante cuando ves a las primeras personas que marcarán tu vida para siempre, tus padres.
Poco a poco vas creciendo, desarrollando y avanzando como persona y haciendo el camino que poco a poco será tu vida.
Tienes que aprender a hacer cosas por ti mismo, independizarte. Pensarás,que rápido,¿no? Pues sí, porque cuando te quieres dar cuenta tu infancia ya ha pasado y eres un adolescente que ya quiere seguir su vida solo, sin nadie que le diga qué y cómo debe actuar y hacer sus cosas. Empiezas a ver a alguien que separa su camino del de otros sin apartarlos completamente del suyo. Alguien que quiere ser independiente pero saber que podrá depender de aquellas personas que le acompañaron en ese tiempo.
Conoces a gente, te unes a la sociedad, tienes amigos, te enamoras, experimentas nuevas sensaciones, nuevos deseos, nuevos impulsos. Cometes errores, te levantas,caes,aprendes.
Te das cuenta de las cosas que de verdad son importantes, de las cosas que son pasajeras e irrelevantes.
Maduras como persona y te das cuenta de que ya no eres un niño, de que ya jugar con fuego y quemarse puede causar un daño muy severo.De que ya las cosas no son tan simples, ya todo se complica y si no te organizas bien y lo echas todo a perder ¡PUM! Todo se va a la mierda y lo que creías tener ha desaparecido; y entonces es ahí, cuando sufres tu primera pérdida, cuando empiezas a valorar lo que tienes antes de perder lo, cuando admites las verdades y los consejos no los entiendes como obligaciones.
Es cuando empiezas a formarte como persona adulta y tu capacidad de madurez te permite hacer cosas y mirar otras de una forma de la que antes para ti era una tontería.
Con el tiempo la vida pasa, te vas dando cuenta con los años de lo que pudiste hacer y no hiciste, de las cosas que deseaste decir y te las callaste, de lo que deseaste recordar y lo olvidaste; y entonces te arrepientes. Empiezas a recriminarte el por qué de esas cosas que se quedaron sin hacer y que, debido a que ya es tarde para hacerlas o tu edad no te lo permite, se han quedado almacenadas en un rincón que ya nadie mira y carece de valor;por eso siempre se dice que, cuando deseas algo, debes hacerlo;cuando quieres decir algo,debes decirlo; cuando deseas recordar algo, no debes olvidar lo; cuando quieres gritar,no debes callar...Porque luego el tiempo pasa y esa persona a la que le quisiste decir tantas cosas ya no está,lo que querías hacer ya quizás no tenga sentido o no lo puedas hacer,lo que querías recordar y gritar ya lo olvidaste y sólo te queda el mero recuerdo que persevera en tu interior.
Por eso, si quieres hacer algo, hazlo,el guardarlo no servirá de nada.
Y hoy, día 7 de julio de 2012, deja el mundo una persona muy especial para mí...
Se va alguien que ha estado ahí desde el instante en que vine al mundo. Alguien que ha estado a mi lado todos estos años, compartiendo infinidades de momentos,risas,llantos,...
Sé que no he sido la mejor nieta del mundo, que muchas veces he hecho cosas que no debía, no he ido a verte todos los días que podía y que jamás te dije todas esas cosas que pensaba decirte algún día...
Sé que has estado ahí en lo bueno y en lo malo, que me has enseñado cosas que me han hecho crecer como persona y,que a día de hoy, me han ayudado a ser quien soy.
Siempre quise agradecerte el que estuvieras ahí, el que siempre me sacaras esa sonrisa aunque te encontraras mal, el que fueras a verme, el que me dijeras cielo de esa forma que me hacía feliz...
Y ahora, ahora ya te has marchado, has dejado este mundo pero sólo físicamente,porque seguirás permaneciendo en cada uno de nosotros el resto de nuestra vida.
Ahora ya no sufres,¿verdad? Ahora estás ahí arriba,mirándonos como seguimos creciendo, como reímos y cómo lloramos, porque tú ya acabaste tu camino...
Espero que descanses en paz  y que, aunque ya sea tarde, decirte que te quiero y que siempre te querré...

SIEMPRE,ABUELA.

lunes, 25 de junio de 2012

Sin más.

Y de repente, da vueltas en la cama, no puede dormir. Entorna los ojos y decide levantarse. Camina tambaleándose por el pasillo con los ojos semicerrados y las manos haciéndole de guía sobre las paredes de su hogar.
No sabe hacia dónde se dirige, mas por algún motivo se conduce a la cocina.
Abre la nevera y, sin sentido, la vuelve a cerrar tal como la ha abierto. Camina hacia su cuarto y se desploma sobre la cama. 
No tiene sentido,¿verdad? Lo sé, yo tampoco se lo veo,pero no sé por qué me salió esto.
No venga,enserio, pongámonos a contar algo que pasó hace escasas noches en uno de mis sueños...
Era una niña,una pequeña e inocente niña que caminaba por la playa. Era temprano y,como siempre, dedicaba sus mañanas a recoger caracolas y piedras que le parecían más hermosas. Era una pequeña manía suya que la hacía feliz cada mañana.
El tiempo pasó muy rápido, ya era grande, mas seguía sin perder esa costumbre mañanera que había respetado desde hacía mucho tiempo.
Un día,sintió que explotaba;todo le iba mal, se sentía sola y decidió acudir a la playa un día de frío invierno.
El cielo estaba cubierto y las nubes estaban teñidas de un tono grisáceo que amenazaba con descargar precipitaciones importantes,mas ella seguía allí. 
Estaba sola,tal y como se sentía, sentada en la arena, escuchando las olas bañar la orilla y el sonido de los pájaros hablar. Jugaba con la arena mientras le contaba al aire todos sus sentimientos;era su mejor confidente, ya que todo le podía contar sin miedo a que dijera nada. 
Así se pasó días,meses e incluso años.
Con el tiempo fue comprendiendo cosas nuevas,perfeccionando sus métodos de consuelo en aquel lugar que se había convertido en su sitio especial.
Así pues, un día decidió no hablar, escribió todo lo que sentía en la orilla y esperó a que el nivel del mar subiera y poco a poco borrara todo aquello que se hallaba escrito;sintió que algo le liberaba de aquella presión a la que se veía sometida cada día,pensó que, si el mar podía borrar todo aquello que en la arena estaba escrito,quizás ella sería capaz de borrar todo lo que en su corazón había ,aunque estuviera escrito con permanente. Supongo que, ni hasta la tinta permanente dura para siempre de verdad. 

lunes, 23 de abril de 2012

Todo se resume a nada.

Cuando piensas que todo comienza a tener sentido, que las piezas del rompecabezas empezaron a encajar, que lo que antes yacía negro, ahora se tiñe de gris y poco a poco alcanza el blanco; cuando todo a tu alrededor te abruma, te condensa y te repela, cuando te sientes aprisionada entre tu ser, prisionera de sus sentimientos y emociones, encerrada en lo más profundo de tu inmenso e insignificante mundo; se enciende una pequeña y débil luz.
Piensas; qué absurdo, tal débil señal no puede significar más que una mísera esperanza más que acabará dando lugar a sollozos que nadie salvo yo escuchará.
Sin embargo, algo en ti te dice que vayas, que aunque el camino sea largo y en él encuentres dificultades que ni la vida misma te pueda presentar, sigas adelante; cada señuelo en el camino, cada estrella del cielo brillará con más luz que la anterior, que no es una quimera, que esta vez es verdadera. 
Entonces te atreves pues, das un paso hacia delante, después de un pie le sigue el otro, y luego el otro hasta que, paso a paso vas trazando tu sendero, un sendero tuyo propio donde nada ni nadie te puede hacer parar.
Infinidades de adversidades te acechan, oleajes y los temporales más feroces que la madre naturaleza ha podido experimentar atacan contra tu ser, y tú, persona indefensa e ingenua intenta proseguir. 
Caminante sin camino,no es caminante; pues miré al horizonte, me armé de valor y, llena de todo el apoyo que yo misma me creé en base a los recuerdos que mi memoria conservaba seguí con paso firme y decidido. No hay vuelta atrás, no hay tiempo para peros, no puedo mirar atrás ni un segundo porque sino el presente se escapa, no puedo pensar que quizás deba rendirme porque sino jamás conoceré lo que al final del camino me espera.
Y ahora, estoy a la mitad de todo esto, quiero rendirme, volver al pasado cuando era una chiquilla inocente y desconocedora de la vida.
En mi época más triste sonreí, en la más feliz lloré, qué irónico, ¿verdad? Pues siempre me fue todo aquello de ser diferente y ver el mundo al revés; por eso cada noche, me tumbo en la arena, y con el relajante sonido de las olas bañando la orilla del mar, miro a las estrellas y me pregunto cómo lo hacen para siempre brillar.
En ese momento, cuando una estrella me pareció brillar más de lo que antes hacía, me mostró que, cuando estás triste, cuando las cosas van mal, cuando quieres desaparecer de este mundo y dejarlo todo atrás, has de sonreír lo más fuerte que puedas, porque siempre, siempre habrá alguien que te mira y que sufrirá si te ve llorar. Y , nadie en este mundo ni en el más allá, ha de pagar tus penas reprimiendo su alegría por verte llorar un día más.

lunes, 9 de abril de 2012

El tiempo pasa demasiado deprisa.

El tiempo vuela y, cuando te quieres dar cuenta y echas la vista atrás, te das cuenta de lo rápido que pasó el tiempo.
Muchas cosas sucedieron conforme el transcurso de tiempo pasaba, millones de miradas, de sonrisas, de pensamientos abordaron tu mente dejando a veces en una situación de lapsus a tu cuerpo y mente. Muchas situaciones te dejaron patidifusa, sin saber cómo ni cuando has de reaccionar para que todo sea lo más correcto posible.
Miras a tu alrededor y las decisiones de los demás parecen más fáciles y certeras que las tuyas,¿verdad? Y entonces piensas si todo esto que te pasa, si todas esas decisiones que ves más complicadas son causa del destino o simplemente por el mero hecho de fastidiar.
Pero no es así, no es que las situaciones de los demás sean más o menos difíciles que las tuyas, sino que como no eres tú quien siente aquella presión del momento, tienes más certeza entre pensamientos y tomas las decisiones desde un lugar alejado de la situación en concreto y las sensaciones, pensamientos y temores que ésta conlleva.
Y entonces un día decides mirar atrás, recordar momentos del pasado, vivir por un momento en el pasado y mirar lo que hiciste bien y mal; aprender de los errores y tener en cuenta aquellas decisiones que marcaron tu vida tal y como es ahora, en estos instantes. Te das cuenta de los caminos que tomaste, de aquellas veces que el camino más fácil y corto no era el adecuado, de las veces que te equivocaste y rectificaste en su momento, de aquellas meteduras de patas que te hicieron caer y por eso ahora estás ahí arriba, caminando como inmortal deambula por un sendero de peligros que acechan sin piedad alguna.
Te miras al espejo y te dices " ¿Tanto he cambiado?
Cuando simplemente antes era una pequeña,ingenua e inocente niña que caminaba por la vida sin conciencia de lo que la vida albergaba; y ahora te miras y ves a una adolescente, prisionera de sus miedos y sus más terribles temores, agarrados y sumergidos en lo más interior de su ser donde se refugia sus más profundos sentimientos, dejándose ver como una divertida y alegre persona que disfruta de la vida con una sonrisa en la cara.
Las cosas han cambiado mucho, sí, en efecto no puedo negar lo; pero tampoco negaré que el camino de la vida es demasiado largo como pararme a analizar cada detalle, aunque sea el más mínimo de mi pasado sin darme cuenta de todo lo que se halla ami alrededor aquí y ahora.
Como siempre dije, la vida es como una escalera inmensa, donde en cada escalón hay infinidades de adversidades que la vida te presenta y has de superar para proseguir en tu camino, ascender al siguiente escalón y esperar ansiosa y con ilusión las demás aventuras y desventuras que en el camino te enfrentarás.
Y cuando subas,alto, muy alto, será el momento de mirar atrás, recordar cada cosa que hiciste y pensar si mereció la pena;mas nunca olvidar que, si en algún momento ves que el mundo se te desploma y no tienes fuerzas para seguir, has de mirar atrás, mirar todo aquello que ya recorriste y pensar si merece la pena tirarlo todo por la borda. Piensa siempre que hay muchas personas en situaciones mucho peores que tú y que sonríen día a día a sus problemas. Si ellos pueden, tú no eres menos que nadie.
Sonríe,porque el tiempo pasa, pasa más rápido de lo que crees y cuando quieras darte cuenta ya aquello por lo que llorabas no será más que una anécdota más para contar y recordar.

domingo, 1 de abril de 2012

No me hace ni puta gracia,hablando mal y pronto.

Me sorprende el tiempo tan largo que he estado detrás tuya como una imbécil creyéndome tus mentiras. Con el paso del tiempo llegaron a mi comentarios obscenos y los ignoré como una completa ilusa, intentando creerme que todo lo que me decían eran mentiras con intenciones de hacer un daño irreparable.
Pero me equivoqué. Una vez más fui yo quien se equivocaba y en este corto periodo de tiempo le estás dando la razón a cada cosa que ignoré. Que estúpida me siento al creer que habría un príncipe azul y que ése fueras tú.
Mas, ¿sabes lo peor?  Que aún me queda mucho tiempo por delante para seguir equivocándome una y otra vez porque te amo. Te amo como nunca nadie te va amar, y eso parece no importarte. Pero supongo que hay amores que están hechos para quererse y no para estar juntos. Mas no perderé la esperanza, que lo sepas. Y espero, que algún día en tu ajetreada vida llena de contrastes y de chicas que te "acosan", te pares aunque sea un segundo y pienses en todos los momentos en los que me podría haber ido y permanecí ahí, aguantando todas tus borderías y chiquilladas sin rechistar. Espero que algún día te des cuenta de lo mucho que te amo y te amaré; de las cosas que llegué ha hacer por ti inclusive cuando ni tan siquiera me dirigías una mísera palabra; de todas esas veces en las que lo pasé fatal pensando que tan sólo fui una más de tantas otras. Espero que algún día te des cuenta de que eres la única persona capaz de hacer que ría o llore en un simple y miserable segundo; que algún día, aunque sea un segundo antes de morir, te des cuenta de que te amo como nunca nadie alcanzó a imaginar.

miércoles, 28 de marzo de 2012

.

¿Alguna vez pensaron la sensación que les produce el escuchar su nombre, el eco de su voz y de su risa ?
Es como que el corazón se te acelera y te sientes como más enérgica y activa.
Es algo un poco sin sentido, lo cual lo hace más inefable.

domingo, 26 de febrero de 2012

Shh, escucha.

Estás tranquila, cenando en soledad y viendo la luz procedente de la televisión a la cual no le prestas el más mínimo interés.
Tu cuerpo está presente, mas sin embargo, tu mente se halla en otra dimensión. El tiempo pasa y optas por ir a la terraza a tomar un poco el aire.
Y te encuentras allí, aislada de la humanidad, hundida entre tantos y tantos pensamientos que tú misma te encuentras perdida por tanto explorar.
Tu mirada se pierde entre las estrellas e imaginas surcar el cielo de par en par. Navegar entre las nubes, visitar cada planeta, pasear junto a las estrellas,...
Imaginas estar volando sobre la ciudad, inmune a cualquier peligro allá donde vayas, ser libre y no tener destino a cual llegar. Ir sin prisas, analizando cada detalle que se presente, dejando viajar tu imaginación e ir junto a ella durante el transcurso del viaje y nunca más tocar tierra. Mas todo finaliza cuando te das cuenta de que tan solo fueron eso, simples imaginaciones. Y entonces vuelves a la realidad.
Cambio de destino, esta vez me dirijo a mi dormitorio donde, junto a la ventana, me espera una fría y larga noche.
La oscuridad de la noche es cada vez más espesa, así pues, me decido por coger una pequeña vela de acompañante.
Las horas pasan y la cera se funde poco a poco...
Esta vez, mi mirada perdida tras la Luna, se queda fija en la llama de la vela que alumbra débilmente la habitación.
No sé por qué, pero una imagen algo extraña se me vino a la cabeza... Dos cuerpos que se funden en uno.
El tiempo pasaba y los pensamientos venían simultáneos y sin cesar. Me llegué a preguntar si algún día dejaría de pensar.
De repente la llama se consumía hasta quedar apagada por completo.
La oscuridad arrasaba en su complejidad y mis oídos se agudizaron.
Me quedé atenta el restante tiempo para finalizar la noche recordando algo que me dijo un ser querido poco antes de fallecer. " Shh, escucha en la oscuridad, ahí es cuando los sonidos más inesperados pueden hacerte descubrir cosas inimaginables."

jueves, 23 de febrero de 2012

Ven junto a mí.

Cuando apareciste en mi vida, algo en mí cambió. Tu presencia a mi lado me hace llegar a mundos inimaginables, sin embargo, en tu ausencia deambulo por el mundo.
Tu mirada me hace ver que detrás del negro, hay color; que detrás de una lágrima, hay una sonrisa; que nunca habrá un adiós.
Te dije tantas, y tantas cosas que perdí la cuenta; te prometí tantas, y tantas cosas que... Aún me quedan muchas por cumplir.
Aún recuerdo cuando te prometí un infinito a tu lado; cuando te dije que jamás te dejaría caer y si te caías te ayudaría a levantar. Cuando te prometí volar, cogerte de la mano y nunca más soltar. Cuando te veía llorar, o tan solo verte mal, y te prometía la felicidad. 
Cuando juntas éramos una, cuando hermanas parecíamos ser, cuando esa compenetración entre ambas era innata, cuando al reír nuestras risas se juntaban y era la armonía de mi ser, cuando tu sonrisa borraba todo mal que a mi alcance se ponía. Cuando estábamos las dos juntas frente al abismo, nos armamos de valor y coraje y nos dejamos caer; a lo que, acto seguido, abrimos nuestras alas para nunca más despegar.
Porque prometí estar a tu lado en todo momento y eso haré, porque definimos infinito como "aquello que no tiene fin" y, ten por seguro que, querida amiga... Te prometo un infinito juntas. 
No olvides que juntas permaneceremos en la eternidad, que la distancia no nos podrá separar y que, te amo como nunca nadie será capaz de amarte. 
Mejor amiga, un infinito juntas se nos hace corto. 

Curioso,¿verdad?

Hoy quería hablaros del ser humano...
Capaz de sentir infinidades de sentimientos, sensaciones. Aquel cual pone sus límites y metas a su antojo, aquel capaz de inventar nuevas cosas, descubrir, amar; inclusive capaz de gobernar.
La complejidad del ser humano me sorprende por momentos, es alguien que, a ciencia cierta, no se podrá saber todo de él debido a la evolución continua que éste demuestra.
Es algo mágico el descubrir.

lunes, 13 de febrero de 2012

Cuando te sientes acorralada, cuando no ves escapatoria alguna y piensas que todo habrá acabado,miras al abismo y te echas atrás; en ese momento y de manera inconsciente retrocedes un paso. 
Tienes miedo, un escalofrío recorre tu cuerpo y una espesa niebla que asciende del abismo va con paso firme y nublando todo lo que se pone en su paso.
Estás confusa, indecisa, temblorosa. 
Espera, detente. Piensa, actúa.
"Soy fuerte,soy grande."; Me repito sin cesar en mi cabeza mientras mi mirada se halla perdida,naufragando entre olas de aquella espesa y desafiante niebla que acecha.
Miro al frente, hacia ambos lados y , como último recurso, detrás de mi.
El silencio reina y el miedo me acorrala. O él o yo, debo decidir, saltar al vacío, despegar las alas y alzar mi vuelo hacia nuevos mundos.
Alzo la mirada, respiro hondo y doy un paso hacia delante, tal que me sirvió como señal de motivación. Así pues,me dejé caer. 
Estoy descendiendo a gran velocidad, los kilometros que me separan del suelo disminuyen con rapidez y el tiempo de reaccionar es cada vez menor.
La tensión aumenta y el pánico sube. Los latidos se aceleran y mi alrededor se difumina. No hay tiempo de pensar.
Así pues, tras esos momentos de tensión, abrí los ojos, desplegué las alas y las bati con tanta fuerza como pude. 
Recuperé el control del vuelo y decidí ser capaz de implantar mis propias normas, ajustar y proponer mis propias leyes,inventar mis propias rutas y caminar por mis propias sendas. Así como despegar sin miedo a caer, descubrir nuevos mundos .

La idea de volver a caer me aterroriza,quizá no sea lo suficientemente fuerte como para echar a volar,pero ya he despegado y el viaje ha comenzado. No me puedo echar atrás, he subido un escalón y  el acobardarme sería retroceder demasiado rápido. Me ha costado mucho llegar hasta aquí,no pienso volver a caer. 
Y si caigo, aprenderé de ello, me levantaré con más fuerza que nunca y le plantaré cara a la vida. Sonreiré por aquellos que no pueden hacerlo y por aquellos que cada día lo hacen; porque si ellos pueden,yo también. Se acabó eso de ser siempre la que permanece en el suelo mientras la vida se eleva.

viernes, 10 de febrero de 2012

Como un primer rayo de Sol.

Como cada día,la mañana transcurría ajetreada. Caminé hacia el balcón para recibir los primeros rayos de Sol en este nuevo día,respirar aquel aire frío de una mañana invernal. No pude evitar fijarme en aquellas personas quienes caminaban por las aceras,eran las siete y media de la mañana y comenzaba su rutinaria vida sometida a un gran estrés.
A pesar de ello, y con la mente sedienta de ideas y angustias,salí de mi habitación y descendí por las escaleras con rumbo a la cocina. Allí,bebí pequeños sorbos de agua y me senté en una silla con la mirada clavada en el suelo y mi mente allá en un mundo paralelo.
Mientras en mi mundo caminaba,pensé en por qué buscamos con ansia la gran felicidad si no sabes apreciar las pequeñas alegrías...
Entonces regresé,subí las escaleras con paso lento y volví frente a la ventana,a ver el tiempo pasar. a veces pienso que me tomo la vida con demasiada tranquilidad. Pero mientras la calma parece reinar en mi interior,mi cabeza se encarga de contradecir lo que mis sentimientos le muestran a conocer. Tal vez, mi cuerpo y mente no estén muy compenetrados,quizás sean polos opuestos que han de convivir el uno junto al otro sin más.
Así pues decidí salir y, una vez más , ser la diferente en todo esto.
Todas las personas caminaban con un ritmo ligero,sin embargo,mi ritmo era con la misma tranquilidad de siempre.
La duda me corroía, así que decidí preguntar a alguna alma caritativa que se dignase a dedicar unos minutos de su valioso tiempo en escucharme y conversar.
Una,dos,tres,cuatro,cinco,seis,siete, y hasta ocho veces lo intenté;mas mi esfuerzo resultó en vano.
Me sorprendió la reacción de todas las personas... Era algo tal que así . " Lo siento, tengo prisa." " No puedo atenderte." Y similares.
Pero hubo una que,más que sorprenderme, me dejó helada. " No tengo tiempo para tus chiquilladas,pequeña. Vete a casa y estudia o haz algo de provecho por la humanidad. " ¿Es que acaso aquella persona estaba salvando el mundo de una terrible catástrofe? ¡Horrores!...
Aquella respuesta me hizo sentir mal,así que decidí volver a casa.
Cuando llegué,fui directa a mi dormitorio,me tumbé en la cama y me dispuse a dormir.
Dormir es método de descanso necesario para todo ser vivo;mas siempre ha sido para mi, una manera de aislarte del mundo y refugiarte en un universo paralelo o en tus pensamientos donde nada ni nadie te hará daño. Y luego la sensación de bienestar cuando despiertas es indescriptible. Mi récord fue dormir durante veinticuatro horas y media,fue el día más calmado de mi vida.
Muchos dicen que aquello de dormir mucho o quizá demasiado, es una forma de desaprovechar tiempo y vida,mas a veces es mejor dormir que ver lo que sucede en el exterior.
En mi opinión,levantarse y recibir los primeros rayos de sol es mejor que descubrir que el mundo sigue igual o inclusive peor que ayer.
Pese a lo dicho anteriormente,merece la pena vivir por ver a personas sonreír. Por descubrir la magia del vivir.
¿Vida? Sólo hay una,no la desperdicien y disfruten del vivir :).
Hakuna Matata :).

jueves, 2 de febrero de 2012

Vive,sueña.

Vive por descubrir,vive por sentir,vive por saber,...
La vida es un sueño,un sueño en el que se mezclan infinidades de sentimientos,sensaciones,logros,derrotas,personas,sucesos,experimentos,risas,llantos,etc.        
Y es que cuando sueñas,entras en otro mundo; un mundo en el cual no te podrá pasar nada,en el cual estarás protegido y se vivirá en tu interior. Cuando sueñas,desconectas de tu alrededor,nada de lo que ahí fuera esté te podrá dañar; por eso muchas personas viven de sueños. Esas personas cuales optan por vivir de sueños es porque la realidad no les gusta. Pero al fin y al cabo,en aquel mundo maravilloso o a su vez, terrorífico, sólo permanecerás mientras el transcurso del sueño prosiga.
Vivir es soñar,soñar es vivir.
Es algo que entrelaza realidad e ilusión.

domingo, 29 de enero de 2012

Un iceberg que se desploma.

No puedo más. Las cosas se complican cada vez más,todo va a peor. Las cosas han cambiado mucho,ahora está todo gris.
¿Qué se supone que tengo que hacer? ¿Seguir detrás de ti como llevo haciendo durante tantísimo tiempo o pasar de ti igual que haces tú?
Pero.. ¿Pasar de la persona que amas? Já,como si pudiera -.-.
Y es esa impotencia de no saber si todo lo que hemos estado viviendo estos últimos días ha sido real o quien sabe si sólo era un juego más.
¿¡Sólo soy un puto juego más!? No entiendo nada.
Esto me consume,la felicidad aminora y la impotencia sube.
¿Qué se supone que es todo esto? ¿Es inmadurez? ¿Es que te has cansado de mi? ¿Que te estás riendo de mi? ¿O simplemente es por pura diversión?
No lo sé,no lo sé...
Pero.. ¿Sabes lo peor de todo? Que aún así,te amo. Y estoy segura de que ; podrás amar a quién tú quieras,pero nadie,NADIE, te amará como yo; te lo aseguro.

Un príncipe azul.

¿Alguna vez pensaron en cómo sería vuestro prototipo de príncipe azul?
Supongo que el de la mayoría de chicas sería más o menos este...
Aquel que al despertar te dijera al oído "Buenos días princesa",aquel que te dijera "te amo" cuando menos te lo esperas,quien te abrazara en los peores momentos y al oído te dijera " No te preocupes mi vida,todo va a salir bien." Aquel que se sintiese orgulloso de ir contigo de la mano,quien al presentarte  a sus amigos diga " Es ella."
Quien te sonría de esa forma que sólo él sabe,quien te de esos besitos de esquimal que cualquier otro novio diría que son cursiladas,hacer cosas con él que no serías capaz de hacer con nadie más,viajar juntos.Ir a la playa y en la orilla,justo a escasos centímetros de ti, mantener aquella estúpida y a la vez tierna conversación de quién quiere más a quien. Tener aquellos "motes" entre vosotros que vienen de aquellas conversaciones dichas posteriormente. Llegar a la cama,que te envuelva entre sus brazos y que antes de cerrar los ojos te diga " Que descanses princesa. No olvides lo importante que eres para mi en el tiempo que estemos separados. Soñaré contigo,como siempre hago,para tenerte cerca de mi hasta cuando duermo. Mi vida,te amo."
¿Quién no quiere a un chico así a su lado?
Pero bah, supongo que los príncipes azules no existen.

miércoles, 25 de enero de 2012

Cuando el corazón habla y la mente calla.

Muchas veces,muchos de nosotros hemos callado infinidades de cosas por miedo a equivocarnos,a ser rechazados o simplemente hemos sido dominados por esa vergüenza que nos impide hablar. El corazón se resiente por ser callado de aquella manera. 
¿El corazón? Muchas palabras y oraciones para describirlo. Un almacén de sentimientos,por ejemplo.
¿Por qué callar aquello que sentimos? ¿Por miedo a ser rechazados? Bueno,quizás nos rechacen,pero,¿de qué sirve vivir de ilusiones? Para que luego se rompan como una bola de cristal que cae contra el suelo,quedando reducida en pedazos. ¿Pero y si funciona? ¿Y si no nos rechazan y aquel acto de valentía cambia nuestras vidas?
Cosas que nunca sabremos hasta dar aquel paso que colisiona nuestro camino, aquella marea de ideas confusas que permanece en oleaje en nuestro interior. ¿Por miedo a qué? ¿A caer en el amor?
Vamos,señores y señoras, avancen, y hablen desde el corazón,sin dejar que la mente se intercepte en el mensaje y cambie las palabras. 
Dejen ,que de una vez por todas, el corazón hable mientras la mente calla.

¿Ser feliz en un mundo inconformista?

¿Piensan que son felices en el mundo en el que vivimos? ¿Que a pesar de los problemas que puedan atraparles,existe alguna remota posibilidad de salir adelante con una sonrisa?
A veces,intentamos buscar la felicidad absoluta y olvidando así esos pequeños detalles que te hacen sonreír.
¿Hay prisa por encontrarla? Cada cosa viene a su tiempo,no por madrugar mucho amanece antes,¿no creen?

miércoles, 4 de enero de 2012

Nah.

Quizás haya pensado mal,quizás me haya precipitado,quizás todo salga mal.
En mi mente viajan sucesiones de ideas contradictorias entre ellas que,mediante trayectorias que se entrelazan,forman un lío en mi cabeza imposible de parar.
Todo me da vueltas,no encuentro un punto de apoyo lo suficientemente estable como usarlo de fuente.
Veo como el mundo se hace gigante e invencible por momentos dejándome como una simple hormiga,pequeña e indefensa.
Cualquiera podría pisar me, mas el saber que soy más fuerte que muchas criaturas que en el mundo habitan me hace más fuerte,pero otras tantas podrían aplastarme sin ni siquiera ser conscientes de ello. Y es por eso la indiferencia y la ignorancia que se reparte por el mundo.
¿Qué importa el tamaño de la persona o el miembro en cuestión si de lo que hablamos es que son seres vivos?
Cuestión de superficialidad. No,no comparto dicha opinión.
Un día me detuve a pensar en las personas superficiales. ¿Por qué importará tanto el físico de una persona?
Al instante,se me vino a la cabeza aquello de "El físico atrae,la personalidad enamora" ; y dije pues: si el físico atrae y la personalidad enamora,¿necesitamos de un buen físico para atraer a alguien y una personalidad para enamorarle? Millones de respuestas salían simultáneas por mi cabeza,esperando ser la acertada,mas me paré a pensarlo mas detenidamente y no dejarme llevar por el azar.
Analicemos pues la situación, pónganse en esta situación y piensen en lo que harían :
Van caminando por la calle,felices y sin un amor encontrado.De forma repentina una persona, de físico realmente espectacular, se cruza ante vosotros captando la atención de todos vuestros sentidos. Os acercáis y os decidís por entablar una conversación con dicha persona. Luego descubrís que es excesivamente egocéntrica,egoísta y antipática. En resumidas cuentas,una persona no agradable. Por lo cual os vais decepcionados.
Y luego está esta otra:
Vais caminando por la calle y se cruza una persona delante de vosotros,se choca con usted porque lleva algo de prisa y se le caen las carpetas que llevaba entre los brazos. Usted,por aquello de la educación , se disculpa y le ayuda a recoger sus cosas,se enzarzan en una intensa mirada y suben muy despacio sin dejar que sus miradas cambien de rumbo. Vuestro corazón late rápido y lento al mismo tiempo,y no veis más de aquellos hermosos ojos. El silencio se rompe y la burbuja de cristal en la que se adentraban desaparece,lo cual,la realidad vuelve. La mira más afondo y observa que es una persona cual su físico no es muy agradable;los habría mejores. Lleva gafas,aparatos y está algo "ancha de huesos" , ustedes me entienden... A pesar de ello,empiezan una conversación que parece ser agradable para ambos.
¿Qué harían? ¿Se quedarían con la persona de perfecto físico pero con un carácter algo desagradable u obstarían por un físico no muy agraciado mas con una personalidad digna de conocer? Piensen y quizá conozcan una parte de ustedes que jamás valoraron. Sabrán si usted es superficial o se guía por el corazón.
No se engañen,será vuestro secreto.

martes, 3 de enero de 2012

Siempre busqué aquel por qué.

Caminaba por la calle;observando cada detalle con atención,intentando encontrar el por qué de cada cosa,cada sentimiento,cada sensación,cada respuesta,cada pregunta,...
Caminé por toda la ciudad...Observando como parejas discutían,como padres regañaban a sus hijos,adolescentes haciendo sus primeras travesuras,niños teniendo sus primeros amores,pequeños haciendo sus primeras amistades,sonrisas en familia,... Mas también me percaté de aquellas personas que deambulan por las calles en soledad,sin compañía de nadie,con aquella cara lúgubre y triste,enzarzados en mares de pensamientos,caras que expresan la añoranza de un ser querido,la angustia por alguna pérdida, el estrés por el trabajo y el cansancio de la rutina diaria.
Me di cuenta de que , las miradas de las personas son como un libro abierto,lleno de información para aquél que esté interesado y sea capaz de descifrarlas; aunque supongo que cada persona interpreta una mirada de mil maneras diferentes.
Me detuve unos instantes,tenía miedo. Tenía miedo de que se me planteara una pregunta y no encontrara respuesta alguna;tenía miedo de caer en el amor y hundirme entre un mar de dudas; tenía miedo de caer y carecer de fuerzas suficientes para levantarme; de no saber jamás el por qué de ciertas cosas que se me plantearon en los catorce años que llevo de vida.
Y pensé; ¿Qué hago aquí,parada? Así no conseguiré nada. Así pues,cogí fuerzas de donde no las había y caminé con la cabeza alta y sonriente. Estaba feliz porque había descubierto que si basaba mi vida en buscar el por qué de cada cosa,no podría dar respuestas a aquellas preguntas que se me plantearon y plantearán en un próximo futuro.
Caminaba sin miedo,decidida y demostrando a aquel que me miraba que estaba segura de mí; que había decidido dejarme llevar por cada momento,sin perder el control. Que había decidido experimentar la esencia del vivir.
Me paré frente a un escaparate y observando mi reflejo,una respuesta inmediata cubrió mi mente de manera repentina; ¡Eureca! ¿Cómo he estado tan ciega? ¿Recordáis aquella canción de Disnney que decía algo así de "Vive y sé feliz,que ningún problema te haga sufrir. Lo más fácil es saber vivir Hakuna Matata"?
¿De qué sirve preocuparnos del ayer si ya es pasado? ¿Y del futuro, si aún no llegó? VIVAMOS EL PRESENTE,VALOREMOS LA ESENCIA DEL VIVIR.