Páginas vistas en total

viernes, 16 de noviembre de 2012

Una pequeña parte.

¿Alguna vez habéis hecho una lista de cosas que os molestan,odias o simplemente os dan coraje? Pues yo sí.

Todo surgió un día que,cabreada por diversas cosas,me inicié a empezar esa lista que tiempo atrás pensaba realizar.
Muchas veces,cuando algo me molesta,necesito desahogarme. Necesito encontrar la manera de hacerlo sin hacer daño a nadie. La manera de sacar una parte de mi rabia de alguna manera para no guardarla toda en aquel inmenso baúl que llevo dentro. ¿Por qué sacar sólo una pequeña parte y no entera? ¿Qué baúl es ése del que hablo?
Pues bien,necesito sacar sólo una pequeña parte porque estoy acostumbrada a guardarme infinidades de cosas,hasta tal punto de formar parte de mi personalidad. Así pues,hago referencia con un baúl a todas aquellas sensaciones y todos aquellos sentimientos que no exteriorizo en absoluto;pese a que algunos muestro algo de ellos,mas nunca al completo.
El caso fue que ese día me dispuse a hacerla. Cuando me quise dar cuenta ya había apuntado cincuenta cosas. Todo fue demasiado rápido.
Actualmente la lista consta de unas sesenta y tantas cosas,aunque hace ya algún tiempo que no le hecho una ojeada ni añado nada.
También,anterior a la lista de la que les he hablado,cogí una libreta nueva e intenté usarla como una especie de diario;y digo especie porque no lo es en su totalidad,ya que no apunto todo lo que hago cada día ni a todas horas,sino que apunto,o más bien apuntaba,cómo me sentía cuando algo me quemaba por dentro. El origen de esa libreta personal fue que empecé a pensar que no debía confiar en nadie porque de la persona que menos esperas,es la que más fuerte te da el palo.
Pero en fin,comencé a hacerla pero comprendía que no era igual que contárselo a alguien,pues escribía más lento de lo que mi corazón hablaba e intentaba expresar. Así que decidí dejar de lado aquel intento y,una vez más,otra cosa más que dejo por banda.
Hoy día tampoco he cambiado mucho mi forma de ser en ese sentido,refiriéndome a que sigo guardándome cosas que jamás nadie sabrá,por eso siempre digo que nadie me conoce al completo porque ni yo misma lo hago. Otra cosa que anotar es que descubrí que llevaba razón cada vez que decía que las personas que más dicen que te conocen,son las que más errores comenten sobre ti,ya que se aseguran de que eres de una forma cuando en realidad hay muchas otras facetas y actitudes de ti que desconocen por completo.
Como muchas personas dicen,soy un cacho de pan,pero no pilles cabreada.