Páginas vistas en total

lunes, 25 de junio de 2012

Sin más.

Y de repente, da vueltas en la cama, no puede dormir. Entorna los ojos y decide levantarse. Camina tambaleándose por el pasillo con los ojos semicerrados y las manos haciéndole de guía sobre las paredes de su hogar.
No sabe hacia dónde se dirige, mas por algún motivo se conduce a la cocina.
Abre la nevera y, sin sentido, la vuelve a cerrar tal como la ha abierto. Camina hacia su cuarto y se desploma sobre la cama. 
No tiene sentido,¿verdad? Lo sé, yo tampoco se lo veo,pero no sé por qué me salió esto.
No venga,enserio, pongámonos a contar algo que pasó hace escasas noches en uno de mis sueños...
Era una niña,una pequeña e inocente niña que caminaba por la playa. Era temprano y,como siempre, dedicaba sus mañanas a recoger caracolas y piedras que le parecían más hermosas. Era una pequeña manía suya que la hacía feliz cada mañana.
El tiempo pasó muy rápido, ya era grande, mas seguía sin perder esa costumbre mañanera que había respetado desde hacía mucho tiempo.
Un día,sintió que explotaba;todo le iba mal, se sentía sola y decidió acudir a la playa un día de frío invierno.
El cielo estaba cubierto y las nubes estaban teñidas de un tono grisáceo que amenazaba con descargar precipitaciones importantes,mas ella seguía allí. 
Estaba sola,tal y como se sentía, sentada en la arena, escuchando las olas bañar la orilla y el sonido de los pájaros hablar. Jugaba con la arena mientras le contaba al aire todos sus sentimientos;era su mejor confidente, ya que todo le podía contar sin miedo a que dijera nada. 
Así se pasó días,meses e incluso años.
Con el tiempo fue comprendiendo cosas nuevas,perfeccionando sus métodos de consuelo en aquel lugar que se había convertido en su sitio especial.
Así pues, un día decidió no hablar, escribió todo lo que sentía en la orilla y esperó a que el nivel del mar subiera y poco a poco borrara todo aquello que se hallaba escrito;sintió que algo le liberaba de aquella presión a la que se veía sometida cada día,pensó que, si el mar podía borrar todo aquello que en la arena estaba escrito,quizás ella sería capaz de borrar todo lo que en su corazón había ,aunque estuviera escrito con permanente. Supongo que, ni hasta la tinta permanente dura para siempre de verdad.