Páginas vistas en total

domingo, 26 de febrero de 2012

Shh, escucha.

Estás tranquila, cenando en soledad y viendo la luz procedente de la televisión a la cual no le prestas el más mínimo interés.
Tu cuerpo está presente, mas sin embargo, tu mente se halla en otra dimensión. El tiempo pasa y optas por ir a la terraza a tomar un poco el aire.
Y te encuentras allí, aislada de la humanidad, hundida entre tantos y tantos pensamientos que tú misma te encuentras perdida por tanto explorar.
Tu mirada se pierde entre las estrellas e imaginas surcar el cielo de par en par. Navegar entre las nubes, visitar cada planeta, pasear junto a las estrellas,...
Imaginas estar volando sobre la ciudad, inmune a cualquier peligro allá donde vayas, ser libre y no tener destino a cual llegar. Ir sin prisas, analizando cada detalle que se presente, dejando viajar tu imaginación e ir junto a ella durante el transcurso del viaje y nunca más tocar tierra. Mas todo finaliza cuando te das cuenta de que tan solo fueron eso, simples imaginaciones. Y entonces vuelves a la realidad.
Cambio de destino, esta vez me dirijo a mi dormitorio donde, junto a la ventana, me espera una fría y larga noche.
La oscuridad de la noche es cada vez más espesa, así pues, me decido por coger una pequeña vela de acompañante.
Las horas pasan y la cera se funde poco a poco...
Esta vez, mi mirada perdida tras la Luna, se queda fija en la llama de la vela que alumbra débilmente la habitación.
No sé por qué, pero una imagen algo extraña se me vino a la cabeza... Dos cuerpos que se funden en uno.
El tiempo pasaba y los pensamientos venían simultáneos y sin cesar. Me llegué a preguntar si algún día dejaría de pensar.
De repente la llama se consumía hasta quedar apagada por completo.
La oscuridad arrasaba en su complejidad y mis oídos se agudizaron.
Me quedé atenta el restante tiempo para finalizar la noche recordando algo que me dijo un ser querido poco antes de fallecer. " Shh, escucha en la oscuridad, ahí es cuando los sonidos más inesperados pueden hacerte descubrir cosas inimaginables."

jueves, 23 de febrero de 2012

Ven junto a mí.

Cuando apareciste en mi vida, algo en mí cambió. Tu presencia a mi lado me hace llegar a mundos inimaginables, sin embargo, en tu ausencia deambulo por el mundo.
Tu mirada me hace ver que detrás del negro, hay color; que detrás de una lágrima, hay una sonrisa; que nunca habrá un adiós.
Te dije tantas, y tantas cosas que perdí la cuenta; te prometí tantas, y tantas cosas que... Aún me quedan muchas por cumplir.
Aún recuerdo cuando te prometí un infinito a tu lado; cuando te dije que jamás te dejaría caer y si te caías te ayudaría a levantar. Cuando te prometí volar, cogerte de la mano y nunca más soltar. Cuando te veía llorar, o tan solo verte mal, y te prometía la felicidad. 
Cuando juntas éramos una, cuando hermanas parecíamos ser, cuando esa compenetración entre ambas era innata, cuando al reír nuestras risas se juntaban y era la armonía de mi ser, cuando tu sonrisa borraba todo mal que a mi alcance se ponía. Cuando estábamos las dos juntas frente al abismo, nos armamos de valor y coraje y nos dejamos caer; a lo que, acto seguido, abrimos nuestras alas para nunca más despegar.
Porque prometí estar a tu lado en todo momento y eso haré, porque definimos infinito como "aquello que no tiene fin" y, ten por seguro que, querida amiga... Te prometo un infinito juntas. 
No olvides que juntas permaneceremos en la eternidad, que la distancia no nos podrá separar y que, te amo como nunca nadie será capaz de amarte. 
Mejor amiga, un infinito juntas se nos hace corto. 

Curioso,¿verdad?

Hoy quería hablaros del ser humano...
Capaz de sentir infinidades de sentimientos, sensaciones. Aquel cual pone sus límites y metas a su antojo, aquel capaz de inventar nuevas cosas, descubrir, amar; inclusive capaz de gobernar.
La complejidad del ser humano me sorprende por momentos, es alguien que, a ciencia cierta, no se podrá saber todo de él debido a la evolución continua que éste demuestra.
Es algo mágico el descubrir.

lunes, 13 de febrero de 2012

Cuando te sientes acorralada, cuando no ves escapatoria alguna y piensas que todo habrá acabado,miras al abismo y te echas atrás; en ese momento y de manera inconsciente retrocedes un paso. 
Tienes miedo, un escalofrío recorre tu cuerpo y una espesa niebla que asciende del abismo va con paso firme y nublando todo lo que se pone en su paso.
Estás confusa, indecisa, temblorosa. 
Espera, detente. Piensa, actúa.
"Soy fuerte,soy grande."; Me repito sin cesar en mi cabeza mientras mi mirada se halla perdida,naufragando entre olas de aquella espesa y desafiante niebla que acecha.
Miro al frente, hacia ambos lados y , como último recurso, detrás de mi.
El silencio reina y el miedo me acorrala. O él o yo, debo decidir, saltar al vacío, despegar las alas y alzar mi vuelo hacia nuevos mundos.
Alzo la mirada, respiro hondo y doy un paso hacia delante, tal que me sirvió como señal de motivación. Así pues,me dejé caer. 
Estoy descendiendo a gran velocidad, los kilometros que me separan del suelo disminuyen con rapidez y el tiempo de reaccionar es cada vez menor.
La tensión aumenta y el pánico sube. Los latidos se aceleran y mi alrededor se difumina. No hay tiempo de pensar.
Así pues, tras esos momentos de tensión, abrí los ojos, desplegué las alas y las bati con tanta fuerza como pude. 
Recuperé el control del vuelo y decidí ser capaz de implantar mis propias normas, ajustar y proponer mis propias leyes,inventar mis propias rutas y caminar por mis propias sendas. Así como despegar sin miedo a caer, descubrir nuevos mundos .

La idea de volver a caer me aterroriza,quizá no sea lo suficientemente fuerte como para echar a volar,pero ya he despegado y el viaje ha comenzado. No me puedo echar atrás, he subido un escalón y  el acobardarme sería retroceder demasiado rápido. Me ha costado mucho llegar hasta aquí,no pienso volver a caer. 
Y si caigo, aprenderé de ello, me levantaré con más fuerza que nunca y le plantaré cara a la vida. Sonreiré por aquellos que no pueden hacerlo y por aquellos que cada día lo hacen; porque si ellos pueden,yo también. Se acabó eso de ser siempre la que permanece en el suelo mientras la vida se eleva.

viernes, 10 de febrero de 2012

Como un primer rayo de Sol.

Como cada día,la mañana transcurría ajetreada. Caminé hacia el balcón para recibir los primeros rayos de Sol en este nuevo día,respirar aquel aire frío de una mañana invernal. No pude evitar fijarme en aquellas personas quienes caminaban por las aceras,eran las siete y media de la mañana y comenzaba su rutinaria vida sometida a un gran estrés.
A pesar de ello, y con la mente sedienta de ideas y angustias,salí de mi habitación y descendí por las escaleras con rumbo a la cocina. Allí,bebí pequeños sorbos de agua y me senté en una silla con la mirada clavada en el suelo y mi mente allá en un mundo paralelo.
Mientras en mi mundo caminaba,pensé en por qué buscamos con ansia la gran felicidad si no sabes apreciar las pequeñas alegrías...
Entonces regresé,subí las escaleras con paso lento y volví frente a la ventana,a ver el tiempo pasar. a veces pienso que me tomo la vida con demasiada tranquilidad. Pero mientras la calma parece reinar en mi interior,mi cabeza se encarga de contradecir lo que mis sentimientos le muestran a conocer. Tal vez, mi cuerpo y mente no estén muy compenetrados,quizás sean polos opuestos que han de convivir el uno junto al otro sin más.
Así pues decidí salir y, una vez más , ser la diferente en todo esto.
Todas las personas caminaban con un ritmo ligero,sin embargo,mi ritmo era con la misma tranquilidad de siempre.
La duda me corroía, así que decidí preguntar a alguna alma caritativa que se dignase a dedicar unos minutos de su valioso tiempo en escucharme y conversar.
Una,dos,tres,cuatro,cinco,seis,siete, y hasta ocho veces lo intenté;mas mi esfuerzo resultó en vano.
Me sorprendió la reacción de todas las personas... Era algo tal que así . " Lo siento, tengo prisa." " No puedo atenderte." Y similares.
Pero hubo una que,más que sorprenderme, me dejó helada. " No tengo tiempo para tus chiquilladas,pequeña. Vete a casa y estudia o haz algo de provecho por la humanidad. " ¿Es que acaso aquella persona estaba salvando el mundo de una terrible catástrofe? ¡Horrores!...
Aquella respuesta me hizo sentir mal,así que decidí volver a casa.
Cuando llegué,fui directa a mi dormitorio,me tumbé en la cama y me dispuse a dormir.
Dormir es método de descanso necesario para todo ser vivo;mas siempre ha sido para mi, una manera de aislarte del mundo y refugiarte en un universo paralelo o en tus pensamientos donde nada ni nadie te hará daño. Y luego la sensación de bienestar cuando despiertas es indescriptible. Mi récord fue dormir durante veinticuatro horas y media,fue el día más calmado de mi vida.
Muchos dicen que aquello de dormir mucho o quizá demasiado, es una forma de desaprovechar tiempo y vida,mas a veces es mejor dormir que ver lo que sucede en el exterior.
En mi opinión,levantarse y recibir los primeros rayos de sol es mejor que descubrir que el mundo sigue igual o inclusive peor que ayer.
Pese a lo dicho anteriormente,merece la pena vivir por ver a personas sonreír. Por descubrir la magia del vivir.
¿Vida? Sólo hay una,no la desperdicien y disfruten del vivir :).
Hakuna Matata :).

jueves, 2 de febrero de 2012

Vive,sueña.

Vive por descubrir,vive por sentir,vive por saber,...
La vida es un sueño,un sueño en el que se mezclan infinidades de sentimientos,sensaciones,logros,derrotas,personas,sucesos,experimentos,risas,llantos,etc.        
Y es que cuando sueñas,entras en otro mundo; un mundo en el cual no te podrá pasar nada,en el cual estarás protegido y se vivirá en tu interior. Cuando sueñas,desconectas de tu alrededor,nada de lo que ahí fuera esté te podrá dañar; por eso muchas personas viven de sueños. Esas personas cuales optan por vivir de sueños es porque la realidad no les gusta. Pero al fin y al cabo,en aquel mundo maravilloso o a su vez, terrorífico, sólo permanecerás mientras el transcurso del sueño prosiga.
Vivir es soñar,soñar es vivir.
Es algo que entrelaza realidad e ilusión.