Páginas vistas en total

martes, 22 de noviembre de 2011

Algo que contar.

En los catorce años que llevo de vida,me he percatado de varias cosas,que han hecho de mi una persona diferente.
A veces,me sorprende, la facilidad con la que una persona dice ser madura. Estoy de acuerdo en que el grado de madurez se va alcanzando conforme a la edad que tengas,mas también influye el daño que te hagan,el cual es proporcional a la edad; ya que si tu edad es de cinco años,el daño que puedan causarte será menor al de una persona de mayor edad.
En fin,a lo que iba...
A medida que pasan las cosas,que pasa el tiempo; me doy cuenta de los pequeños detalles que te da la vida,pequeños detalles que te hacen ver como son verdaderamente las cosas,inclusive las personas.
En determinadas cosas,una persona responde de una manera u otra,con diferentes miradas,diferentes muecas,diferentes detalles.
Es cierto que se aprende de los errores de uno mismo,mas si sabes errores que otras personas cometieron, procurarás no hacerlos.
También he observado,como mucha gente,al hacer algo lo disimula de manera que deja ver con claridad que esconde algo.
Pero bueno,un factor que más influye es la mentira y el rencor. Señores y señoras,¿para qué queremos la mentira y el rencor? No nos llevan más que problemas.
La mentira siempre sale a la luz,pero somos tan estúpidos de volver a mentir. ¿Por qué? ¿Tanto cuesta decir una simple verdad? No siempre la verdad es buena.. Pensarán;mas les digo que la mentira será aún peor.
Las verdades duelen y hay que asumirlas,sino nos estaríamos engañando a nosotros mismo,y no somos ilusos.
El rencor,es algo innecesario. No os podéis ni imaginar cuantas relaciones,tanto de amistad como de amor,se han desvanecido a causa del rencor. ¡Señores,la vida sigue!
Le guardas rencor a alguien y qué,¿no le hablas nunca más? ¿Le despreciarás hasta el día de tu muerte? Venga ya,¿qué se gana con eso? NADA.
Hay que saber perdonar,asumir los errores de los demás y tener en cuenta de que todos nos equivocamos. Vamos,con el rencor no se gana nada. Luego te arrepentirás,por no haber vivido aquellos momentos que pudiste con aquella persona por culpa del rencor.
Sé que a veces no es fácil perdonar,pero ¿por qué no intentarlo? Ah claro,es mejor guardarle rencor y ya está todo solucionado. No señores,las cosas no son así.
Todo el mundo se merece otra oportunidad,incluso el que no la pide.
Perdonemos pues, y vivamos la vida con buen royo :)!

No hay comentarios:

Publicar un comentario